Electricidad


https://i1.wp.com/www.electronica-basica.com/images/energia-electrica.jpg

La capacidad de capturar energía de forma que se pueda conducir por cables las veinticuatro horas del día y hacer que llegue a los lugares de trabajo ha transformado el mundo y el modo en que vivimos. El hecho de usar esta electricidad para crear luz reduce nuestra dependencia de la luz natural, y al emplearla en motores y productos electrónicos aumenta enormemente la variedad de tareas que podemos llevar a cabo.

Según Tales, en un escrito que data del 600 a.C., los antiguos griegos ya conocían una forma de electricidad. Descubrieron que al flotar pelo sobre una substancia como el ámbar durante el tiempo suficiente podían incluso conseguir que saltara una chispa. Éste es el origen de la palabra electricidad, que procede del griego elektron (ámbar).

Para comprender la electricidad primero es imprescindible saber que toda materia física está constituida por átomos.  Son minúsculos, pero en el centro contienen un núcleo formado por protones y neutrones, y volando alrededor de este núcleo hay partículas más pequeñas que se denominan electrones. Es difícil imaginar cuál es el aspecto de un átomo, pero una antología a la que se recurre es que son como sistemas solares en miniatura, con el núcleo en su centro y los electrones orbitando, del mismo modo que los planetas orbitan al sol.

Los protones, neutrones y electrones se diferencian entre sí en una serie de aspectos. Uno es que los protones poseen lo que los científicos llaman carga positiva (+), mientras que los electrones tienen carga negativa (-). Los neutrones no tienen carga, son neutros. Dado que la carga de un electrón, cuando el número de protones de un átomo es igual al número de electrones, el propio átomo no tiene ninguna carga total. En este caso se dice que es neutro.

La electricidad es posible porque, mientras los neutrones y protones se mantienen fuertemente unidos en el núcleo, uno o más de los electrones en órbita pueden a menudo liberarse y viajar de un átomo a otro. Algunos materiales como los metales están compuestos por átomos que liberan fácilmente a sus electrones, y como resultado estos electrones pueden fluir a través de un material. Este flujo constituye una corriente eléctrica.

Otros materiales, como el plástico y el caucho, están formados por átomos que mantienen fuertemente unidos a sus electrones, y es difícil que la corriente eléctrica los atraviese.

Una de las primeras personas que investigó las propiedades de la electricidad fue Benjamín Franklin(1706 – 1790) . Se dio cuenta de que si se frotaban algunos materiales , se generaba una fuerza misteriosa que podía provocar extraños efectos, como poner los pelos de punta a una persona . También combinó sus experimentos con una serie de bromas. Descubrió que se podía enviar una corriente a través del agua y seguir usando la energía para prender alcohol o pólvora. Del mismo modo, también se hizo famoso por cargar las copas de vino de tal modo que la persona que bebía recibía descargas.

Un día de Junio de 1752 Franklin ató una llave a la cuerda de una cometa y la hizo volar durante una tormenta eléctrica. Se fijó en que podía obtener una carga eléctrica de la llave y dedujo correctamente que un rayo constituía una enorme descarga de electricidad. Hasta cierto punto, éste fue otro de sus “divertidos” trucos, pero también una forma de descubrir electricidad era un poderoso elemento del mundo natural y que el hombre haría bien en aprovecharlo.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: